inicio
blog
empresa
seguridad
nube
INNOVACIÓN
industria 4.0
Nueva tecnología: industria 5.0
09 JULIO, 2018
publicado por:
axone consulting
a las 12:00 hrs

Siempre hay nueva tecnología para implementar en la línea de producción. Desde sus inicios en la revolución industrial hasta hoy, ha sido un proceso constante de mejora. A este proceso se le han dado diferentes apodos a través del tiempo. Estos nombres, similares a programas de computadora por el uso de números. Por ejemplo, el proceso de mecanización con el uso del vapor fue Industria 1.0. Después, cuando se integró el uso de electricidad, este nombre cambió a Industria 2.0. Y así se lleva la denominación hasta llegar a la Industria 5.0.

Actualmente, nos encontramos en una época digitalizada. La interconectividad de los aparatos y la inteligencia artificial nos permite usar datos para que los procesos sean aún más rápidos y eficientes. Muchos piensan que esto causará que ya no se requiera de los seres humanos, pero la realidad es todo lo contrario. En la Industria 5.0, el enfoque será la cooperación entre el hombre y la máquina. Esta colaboración permitirá mayor personalización de servicios y eficiencia.

Este nuevo esquema le dará más importancia al ser humano, mientras que las máquinas se convierten en un instrumento esencial. Pensemos, por ejemplo, en la industria de la medicina. Un paciente que sufre de una enfermedad puede usar una aplicación que siga su rutina y estilo de vida. La aplicación recolecta todos esos datos y crea un reporte, el cual puede ser interpretado por un médico profesional. Esto brindará soporte y asesoría individual al paciente con la ayuda de la nueva tecnología.

Con este nuevo enfoque en la colaboración, es posible que la Industria 5.0 genere la necesidad de otro puesto en las fábricas: Un CRO o Chief Robotics Officer. Este puesto estará encargado de supervisar la interconectividad entre las máquinas y los empleados. Esto puede incluir desde la decisión de qué máquinas se van a usar hasta la implementación de procesos y software para mejorar la línea de producción.

Los beneficios de ese toque humano son dos. Primero, este nuevo esquema le da a los clientes un producto desarrollado por ser humanos con un valor agregado. Segundo, los empleados tendrán puestos más significativos y valiosos.